Google Wave ha muerto ?

Goodbye Google Wave, adiós al revolucionario “producto, plataforma y protocolo para colaboración distribuida, a tiempo real y aumentada con aplicaciones”. Google Wave dejará de desarrollarse activamente, y podría cerrarse tras el final de año, según ha anunciado Google. ¿Por qué ha fracasado Wave?

Quizá porque si no lo llamamos un “email-killer” (y no deberíamos), tendríamos que llamarlo un “producto, plataforma y protocolo para colaboración distribuida, a tiempo real y aumentada con aplicaciones”. Esto resulta desalentador y ha resultado ser accesible para un número demasiado reducido de personas. Aún así, con los rumores de 100 técnicos de Google trabajando en Wave hasta la fecha, un llamamiento de Google para que más técnicos colaborasen hace menos de un mes, y esperanzas tan elevadas, resulta algo brusco verlo llegar a su fin.

Al menos tenía algún mérito. Del sitio de parodia EasierToUnderstandThanWave.com

Cuando se lanzó Wave, el respetado analista de empresas Stephen O’Grady escribió una larga entrada de blog respondiendo preguntas sobre el producto. “Si Google Wave tiene éxito”, escribía, “esto supondrá que Google será la marca que definirá la experiencia de próxima generación para millones, posiblemente decenas de millones de usuarios en todo el mundo. En comparación con esta posibilidad, la amenaza de Google Apps no es más que una nimiedad.”

La adopción dentro de las empresas, sin embargo, nunca llegó a despegar. Gartner podría haber predicho algunas de las razones para esto en una nota de investigación de junio de 2009. Un equipo de analistas ha afirmado que Wave ser vería obstaculizado por su “gran agregación de funciones, que puede abrumar a los usuarios”, “dependencia de las últimas tecnologías en navegadores” y “posible solapamiento con varias áreas del entorno informático de una empresa”.

“Wave demuestra que los productos para el puesto de trabajo en algún momento deberán combinar estándares de Internet y una arquitectura descentralizada y federada”, continúa esa nota. “Tanto si Wave tiene éxito como si no en último término, la red saldrá ganando.”

¿Siguen pensando esto? ¿Estaba Wave demasiado adelantado a su tiempo?

¿Quizá era demasiado confuso? El vídeo de demostración de hora y media que lanzó Google, probablemente no ayudaba. Gina Trapani, que dividió el vídeo en fragmentos destacados más digeribles, más adelante escribió un manual en colaboración sobre cómo usar Wave.

Los partidarios del servicio afirman que no era tan complicado, y que era notablemente potente. Quizá este fracaso se debería tomar como otro ejemplo de que Google “no entiende lo social” en cuanto a experiencia de usuario o evangelización con éxito. Tras una explosión inmediata de interés, nunca dio la impresión de que Google se estuviese esforzando realmente con Wave.

En ReadWriteWeb descubrimos que Wave resultaba muy útil como herramienta de blogging en directo. Por eso nos entristece la posibilidad de que desaparezca.

Hará falta un tiempo para determinar qué ha pasado exactamente, pero resulta algo chocante el saber que se ha terminado. Tenía mucho potencial. Está claro que el potencial es algo que resulta más fácil de invocar que de poner en práctica. Esperamos que esta visión tenga éxito algún día.

Original: Marshall Kirkpatrick

Traducción: Marco Fernández

Los comentarios están cerrados.